Ca Marcelo

Edificio familiar que data originalmente de los siglos XVII-XVIII y que había sufrido varias intervenciones posteriores. La planta baja albergó durante un tiempo el taller de un herrero, lo que le da un carácter especial a la casa. El paso del tiempo y la falta de mantenimiento generan que el inmueble, antes de la intervención, presente un estado de conservación el cual prevé que si no se interviene, puede degradarse en un corto periodo de tiempo.

 

Se proyecta una rehabilitación integral en varias fases, que empieza por la cubierta, continúa por las fachadas y la terraza, y finaliza en el interior, con la voluntad de renovar el inmueble respetando su antigüedad y su carácter.

  

El edificio, antes de la intervención, se caracterizaba por tener un interior caótico, muy compartimentado y sin orden en las escaleras de comunicación vertical. En este sentido, la intervención prioriza la ordenación, tanto interior como de fachada. Se unifican las escaleras en un único núcleo de comunicación vertical situado en uno de los extremos del edificio, que favorece la reorganización del resto de los espacios y consigue más entidad y más luz en los espacios distribuidores en cada una de las plantas. 

 

En fachada se trabaja la regularización de las aperturas, conservando aquellos elementos diferenciadores de la casa, como los balcones, las barandillas de hierro forjado, las piezas que se utilizaban antiguamente para cambiar las herraduras de los caballos o la piedra de la esquina del edificio, que tenia la función de que los carruajes se separaran lo suficiente para poder girar. 

 

La planta baja se rehabilita manteniendo los elementos característicos propios de su antiguo uso: el taller de un herrero. En este sentido, en el espacio recibidor de la planta baja se incorpora la puerta de hierro forjado que antiguamente se situaba en la fachada del edificio como puerta principal, ahora reconvertida en un elemento separador entre el local y la entrada de la vivienda. En esta planta también se conservan los muros y el forjado sin ningún tipo de revestimiento, dejando a la vista las trazas que el tiempo y las diferentes intervenciones han ido manifestando en los muros y en la estructura. 

 

La primera planta, la segunda y el bajocubierta se unifican para crear una vivienda  luminosa y acogedora, reordenando los espacios resultantes de la rehabilitación y potenciando la situación de las aberturas en fachada. La planta primera contiene las habitaciones principales de los miembros de la familia, la segunda planta se reserva para una amplia zona de día y en la última planta se encuentran el estudio, la lavandería, un par de habitaciones para invitados y la terraza. 

 

El resultado es una casa acogedora y actual, espacialmente ordenada y sin renunciar al carácter histórico del edificio.

ca · en

Emplazamiento

Plantas estado inicial

Alzados estado inicial

Sección estado inicial

Plantas estado final

Alzados estado final

Sección estado final

Axonometría conceptual

Imágenes estado inicial

ubicación : Vila-Seca

promotor : Privado

arquitecto : Guillem Carrera

estructura : Francesc Gorgas, Windmill Structural Consultants SLP

colaboradores : Eva Crespo, Meritxell Anglès, Xavier Foraste, Daniel Marcelo, T80 Arquitectura Tècnica

constructor : Construccions Plana, Construcciones Andrés Cintas SLU, Baumester SL

subcontractistas : Oleguer Roigé Instal·lacions, Florentin Ebanistas SL, Luxiform Il·luminació SL

año proyecto : 2006 (fase 1), 2009 (fase 2), 2018 (fase 3)

año fin construcción : 2020

superficie : 363 m2

fotografía : Filippo Poli

publicaciones : Ca Marcelo

premios y reconocimientos : Obra nominada Archdaily Building of the year 2017, Obra nominada Plataforma Arquitectura Obra del Año 2017