Casa Siena

El solar está situado en un tejido urbano residencial de baja densidad que está rodeado de áreas verdes naturales y cercano al mar. Una gran parte de este sector está formado por parcelas con pendientes considerables. La observación inicial del lugar y del entorno cercano y lejano, puso en relieve que la mayoría de las viviendas que se estaban construyendo o estaban construidas en la zona seguían una misma premisa: situarse en la parte más alta del solar -rellenando el terreno donde se ubican los edificios-, mediante una volumetría transversal lo más ancha posible, dejando el resto del solar como un jardín en pendiente de difícil aprovechamiento y relación con los espacios de la vivienda.

 

Partiendo de la consideración descrita anteriormente, surgió la premisa de que la arquitectura de la vivienda proyectada debía tener la voluntad de formar parte del paisaje, consiguiendo una correcta integración en el entorno natural que le rodea. Y a ser posible, aunque el solar presentaba una fuerte pendiente, que los diferentes espacios que configuraban el proyecto pudieran tener una relación visual o de contacto con el terreno. En lugar de terraplenar, se genera una adaptación suave del solar a diferentes niveles, de manera que la mayoría del espacio no edificado del solar fuera útil y pudiera participar y formar parte del proyecto con un protagonismo equivalente en el edificio.

 

En cuanto al proyecto, se renuncia a colocar la vivienda en la parte superior del solar y se propone una implantación adaptada al terreno de fuerte pendiente que ofrece la parcela, mediante la definición y adaptación de diferentes niveles topográficos que componen los espacios exteriores: para hacerlos útiles y posibilitar su relación con los espacios interiores. Con esta decisión, en lugar de proponer una volumetría de amplitud transversal, se propone una volumetría longitudinal -gran parte enterrada y iluminada por medio de un patio-, donde el último forjado del edificio se sitúa prácticamente una planta por debajo de los edificios que lo rodean. De esta manera, se conservan los arboles originales existentes en el solar y resulta una volumetría de formas sencillas, menos agresiva con el entorno y que tiene como propósito ser una arquitectura que habite el paisaje.

 

La vivienda articula su estructura espacial mediante un núcleo vertical de comunicaciones y un cuerpo principal que actúa como un contenedor de actividades del que van surgiendo cuerpos auxiliares o de servicio, que de forma coordinada y participativa forman el conjunto edificado. La planta semisótano contiene el estacionamiento de vehículos, el área de salud y los espacios de almacenaje y instalaciones. La planta baja contiene la zona de noche: habitaciones y cámaras higiénicas. La planta primera contiene la zona de día: sala de estar, cocina-comedor y cuerpo auxiliar para invitados. El volumen situado sobre la planta de día contiene el estudio y la salida a la terraza mirador. Los interiores se plantean sencillos, confortables y prácticos. El tratamiento del espacio no edificado del solar alterna vegetación original conservada y vegetación de nueva plantación, zonas pavimentadas con piedra, madera, césped y una piscina alargada de perfil adaptativo con el terreno. En conjunto, todo proyectado con la voluntad de que la vegetación del entorno se perciba que entra dentro el solar hasta prácticamente tocar el edificio.

  

El edificio ha estado construido según los criterios de arquitectura solar pasiva: los diferentes espacios habitables se orientan hacia las vistas que ofrece el entorno y se trabaja  el control lumínico, tan directo como indirecto, mediante aperturas, voladizos, elementos de protección solar y lucernarios. También se aprovechan las aguas de la lluvia para el riego del jardín, mediante la existencia de un depósito enterrado. A la vez, la mayoría de la vegetación es mediterránea y propia del lugar, hecho que significa un ahorro energético y de mantenimiento de las especies vegetales. Cada espacio tiene la posibilidad de ventilar de forma cruzada, ya que todos los espacios habitables tienen aperturas tanto a la fachada exterior como en el patio interior.  En cuanto a la minimización de la demanda energética, se ha tratado desde un primer punto de vista mediante la creación de una envolvente (piel del edificio) con un grosor térmico compuesto y estudiado según la orientación de cada una de las fachadas, en concordancia con el clima de donde se ubica el edificio. Desde un segundo punto de vista se ha tratado la minimización de la demanda energética mediante un sistema de climatización integrado y global del edificio que aprovecha la energía solar para la reducción del consumo eléctrico.

 

En cuanto a los materiales utilizados en la construcción de este edificio, se han utilizado materiales sencillos, de procedencia natural y de proximidad, con la voluntad que el impacto medioambiental y paisajístico del edificio sea el menor posible.

 

ca · en

Emplazamiento

Plantas

 Alzados y secciones

 Detalle constructivo

 Axonometria conceptual

ubicación : Sitges

promotor : Privado

arquitecto : Guillem Carrera

arquitecto técnico : Meritxell Anglès, Manel Mata

estructura : Xavier Aguado

colaboradores : Eva Crespo, Meritxell Anglès, Edgar Argemí, Xavier Foraste, Lola Tous

constructor : Estructuras Valades Navarro SL, Construcciones Coma-Farella SL, Construccions Salvat Jové SL 

año proyecto : 2007

año final construcción : 2014

superficie : 562 m2

fotografía : Guillem Carrera

publicaciones : Casa Siena 

premios y reconocimientos : Obra nominada Archdaily Building of the Year 2018, Obra nominada Plataforma Arquitectura Obra del Año 2018